Saltar al contenido

Buenos días viernes

buenos dias viernes
Buenos días viernes
5 (100%) 1 vote[s]

Si ha venido aquí buscando la mejor manera de felicitar el último día antes del fin de semana, tengo buenas noticias para usted, porque hemos preparado un compendio de las mejores frases de los mensajes de buenos días del viernes. Encuentre el que mejor se adapte a sus necesidades y no olvide compartirlo en sus redes sociales y con todos sus contactos.

Viernes buenos días mensajes

Amo los viernes porque son el preludio del amanecer de la felicidad, el preludio de la libertad, un día de ilusiones y expectativas.

¡Feliz viernes! Hoy es el día en que los sueños cobran vida y se vuelven más plausibles que nunca, no dejes de lado la ilusión, imita en el entorno.

¡Si tuviera viernes, solo podría decirle una cosa de que te quiero tal como eres!

A veces me gustaría que los viernes duren para siempre, que la voluntad de vivir nunca se desvanezca en nuestras manos.

De todos los días de la semana, el viernes es el único diferente, porque parece que el “de una semana de edad” muere y el “fin de semana” nace.

Lo que sería sábado sin viernes, seguramente nada, una ilusión vacía, otro día de la semana. El viernes no solo tiene sentido en el contexto de sí mismo, sino que también lo da a los próximos días.

Confío en que tendrás lo mejor de los viernes, porque es el día que más te parece, esencial y con ganas de vivir.

A veces es difícil llegar a él, pero sabes que el esfuerzo vale la pena, sabes que cuando llegue el buen viernes, todo será diferente.

Me gustaría que sea siempre viernes, pero luego me doy cuenta de que ese día es muy especial debido a la posición que ocupa, y por lo tanto, porque es único.

Cuando quiera que las cenizas salgan de un mar de llamas, piense que un día volverá a ser viernes y tendrá la oportunidad de renacer, de sentirse nuevamente emocionado, poderoso ante la incertidumbre de una vida de esclavos.

El hermoso viernes que punto intermedio entre el paraíso y el infierno, las puertas de la justicia y un repique de campanas que no saben nada.

Es imposible para mí comenzar un viernes sin una sonrisa en mi cara; es difícil rechazar el sentimiento agradable que conlleva comenzar una nueva fase de la semana.

Cuando llega el viernes, el organismo nota que la situación comienza a ser diferente, sabe que no es fácil contenerla, pero que si lo hace, podrá tener más de 48 horas de paz.

El viernes eres tú, es tu sonrisa de diseño, es la puesta de sol lentamente, ya que desaparece entre dos montañas para dar paso a la luna.